Día del Olimpismo Gallego 2017

Miércoles, 01 Julio 2015 08:56

Juegos de la XXII Olimpiada, Moscú 1980

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Juegos de la XXII Olimpiada, Moscú 1980

Moscu 1980Conrado Durántez, Presidente de la Academia Olímpica Española, realiza en esta serie de artículos un recorrido por las Olimpiadas de la Era Moderna desde la restauración del Movimiento Olímpico por Pierre de Coubertin en 1894 hasta nuestros días. En este capítulo viajamos hasta Moscú, quien se adjudicó la celebración de los Juegos de la XXII Olimpiada de la Era Moderna.

FacebookTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksNewsvineLinkedinPinterest

Cuatro candidaturas habían concursado para los Juegos de la XXI Olimpiada, que se habían de adjudicar a Montreal. Pero las peripecias or­ganizativas de la edición canadiense y la costo­sa deuda que sus Juegos generarían para el fu­turo, disuadieron a muchos países de sus aspiraciones organizativas, y así sólo dos, con evidentes y contrapuestas connotaciones, optaron a ser sede de los Juegos de la XXII Olim­piada. Moscú ganó el envite, y Los Ángeles quedó en reserva para la siguiente edición, a la que concursó ya en solitario1.

Pero los acontecimientos que iban a acompa­ñar los Juegos de la XXII Olimpiada marcaron un hito histórico de insensatez y de ignorante intromisión política en el gran acontecimiento deportivo. En Moscú 80, el partidismo político asestará por primera vez un duro, directo y peligroso golpe al gran festival, que, pese a ello, continúa inexorable su rumbo histórico, impul­sado por la poderosa fuerza genética de sus ideales universalistas2.

Mucho antes de que se iniciase el gran boi­coteo, la tensión internacional no era nada pro­picia a la concordia y amistad entre los dos grandes bloques, y una atmósfera semejante a los momentos más agudos de la guerra fría, hacía presagiar cualquier desenlace imprevisto en algún organismo o encuentro de tipo interna­cional, incluido el olímpico.

Los Juegos se habían adjudicado a Moscú en la Sesión del COI desarrollada en Viena en 1974 que otorgó a su vez los XIII Juegos de In­vierno a la localidad norteamericana de Lake Placid, con lo que coincidían por primera vez un patronazgo olímpico de un país del Este o socialista, con el contrapunto de su oponente ideológico, catalogado como la máxima poten­cia capitalista del mundo. El fenómeno olímpi­co con este planteamiento organizativo daba muestras evidentes, una vez más, de una gene­ralizada aquiescencia en la sutilidad de su penetración social. Pero dos años antes, los disiden­tes soviéticos habían difundido notoriamente un comunicado oponiéndose a cualquier cele­bración olímpica en la URSS, debido a su siste­ma político carente de libertades. Siete años más tarde, el 19 de junio de 1979, el diputado belga de Lovaina Willy Kuijpers afirmaba ro­tundamente que Gresko y Nikitana, miembros ambos del Comité Organizador de Moscú 80, pertenecían al Comité Estatal de Seguridad Soviético (KGB), y cinco meses después, el 17 de noviembre de 1979, el disidente soviético Vladimir Bukovski, aireaba a través de un pe­riódico Parisino un artículo que, bajo el título de “Por el boicoteo”, razonaba los motivos por los que habría que aislar a Rusia en su patronazgo olímpico3.

Medallas Moscu 1980

Medallas de los Juegos de la XXII Olimpiada - Moscu 1980

A la tensión internacional vino a añadirse un argumento de peso por su trascendencia políti­ca, cual fue la invasión de Afganistán por las tropas soviéticas a finales de aquel año4. Las múltiples y airadas reacciones no se hicieron esperar, y Washington anunció toda una varia­da gama de represalias, desde la cancelación de todo tipo de acuerdos con la URSS, incluida la no ratificación del tratado SALT II, hasta el caudillaje de una campaña occidental para boi­cotear los Juegos, medida que incluso fue trata­da también en la OTAN. Jean Pauls, embaja­dor de Alemania Occidental en la OTAN, se atribuyó proféticas visiones de pasado cuando, apoyando decididamente el boicoteo de Mos­cú, decía:

«Si hubiera habido un boicoteo para los Juegos de 1936, celebrados en la Alemania de Hitler, el desarrollo de los hechos que se produjeron después en Europa a lo mejor no hubieran sido los mismos...».

El Consejo de Ministros de Europa, también apoyó al boicot, y como consecuencia de ello el 3 de enero de 1980, el Presidente americano Jimmy Carter, anunciaba oficialmente la deci­sión de boicotear los Juegos de Moscú, una vez que había sido convenientemente asesorado5. El mandato presidencial del famoso agricultor estadounidense no se habría de distinguir precisamente por sus aciertos, y las cotas de popu­laridad de EE.UU. bajo su mandato, habían al­canzado los más ínfimos niveles. De ahí que cuando el británico Lord Killanin, Presidente a la sazón del COI, tuvo conocimiento de la no­ticia, entre desencantado y reticente, expresará:

«El Presidente norteamericano Carter estuvo mal aconsejado al decidir el boicoteo de EE.UU. a Moscú. Si todos los consejeros de los jefes de Estado son así de sabios, que Dios nos coja confesados».

Con sus palabras Killanin no sólo criticaba la decisión adoptada, sino tam­bién a los posibles asesores que la hubieran po­dido apoyar, entre los que figuraban Brzezins­ki o la propia esposa del Presidente, Rosalyn. Un mes más tarde, el secretario de Estado norteamericano, Cyrus Vance, en lógica postura partidista, pero con evidente ignorancia del tema, precisaba:

«Para mi gobierno sería violar la tregua sagrada si asistiese a unos juegos organizados por un país que mantiene una guerra de agresión que se niega a finalizar, así como a retirar sus fuerzas de ocupación, pese a que rei­teradamente la gran mayoría de la Asamblea General de la ONU así se lo ha solicitado»6.

Vance confundía el simplismo localista de Olimpia con su esencia rituaria, impregnada de profundas esencias religiosas, con la compleji­dad múltiple y contradictoria del siglo XX, cuando, de observarse con rigor los principios que él programaba, ¿se habrían podido celebrar muchos Juegos? En otro sentido, pese al cúmu­lo de cacareantes amenazas, ¿se tomó en aquella ocasión otra medida distinta a la inocente y lastimosa espantada del boicoteo? Estados Unidos encabezaría la campaña, que sería se­cundada de inmediato por el Reino Unido, haciendo exclamar a Margaret Thatcher, poco después de la inauguración de los Juegos:

«Los Juegos han comenzado bajo el himno olímpi­co, pero también con la música de las armas que se baten en Afganistán...»7.

Hasta el último momento, los rectores del COI sufrieron presiones para quitar a la URSS la organización de los Juegos, bajo la constante intimidación del gélido vacío que iba a proporcionar el gran boicoteo con que se amenazaba. Estoicamente, Killanin respondió a las presio­nes:

«Cada uno es libre de participar o no en unos Juegos Olímpicos, bien sea como especta­dor, atleta u organizador, pues el COI no exige la participación obligatoria»8.

En España el Gobierno de Adolfo Suárez también tomó postura por el boicoteo, manifes­tando:

«No es deseable la participación en Mos­cú, ni que los atletas usen el himno y la bandera española en sus Juegos».

Juan Antonio Samaranch, en aquellos momentos Embajador de España en la Unión Soviética, viajó para tornar parte en la sesión del Comité Olímpico Español (COE) en la que se decidiría la presencia espa­ñola en los Juegos. Algunas de sus recomendaciones sirvieron sin duda para la decisión positi­va que se adoptó, acudiendo por España un numeroso equipo de ciento sesenta y tres atle­tas, que desfiló con la bandera del COE, a cau­sa de la postura oficial del Gobierno9.

Pebetero Moscu 1980

Pebetero de Moscu 1980

Pese a todo, los Juegos comenzaron, por fin, el 19 de julio de 1980 con una ceremonia inaugural deslumbrante y extensa que se pro­longó durante cuatro horas, la mayor duración de la historia olímpica10. El espectáculo artís­tico y deportivo montado por los organizado­res soviéticos, superó todo lo que se había visto en Juegos anteriores. Dieciséis mil personas ejecutaron diversos ejercicios en el césped del Estadio olímpico, y en una de las gradas 3.500 personas formaron, en color, la efigie del osito Misha, la mascota de los Juegos moscovitas.

Antorcha Moscu 1980Otra novedad fue el encendido de la llama olímpica, que se realizó mediante un sistema electrónico situado bajo la grada, con lo que los atletas portadores de la antorcha no subie­ron, como en precedentes ocasiones, hasta el pebetero. La organización de estos Juegos su­puso a la Unión Soviética un coste de más de 3000 millones de euros, el mayor presupuesto de la historia11.

Ciento veinte mil personas intervinieron en la preparación y desarrollo de los Juegos. Los soviéticos se movilizaron y los que hablaban idiomas sirvieron de guías y de intérpretes para las delegaciones extranjeras. La población em­pleada en el sector servicios había seguido, por otra parte, cursos de inglés, francés y alemán, que no siempre les permitieron estar a la altura de las circunstancias.

Pero el reverso de la moneda fue que, si bien las autoridades soviéticas realizaron un esfuer­zo evidente para abrir su capital a los miles de turistas extranjeros venidos de todo el mundo para presenciar los Juegos, la cerraron a los soviéticos. Desde el 15 de julio hasta el 5 de agos­to los no residentes en la capital no podían en­trar en ella excepto en caso de fuerza mayor y mediante un pase expedido por el Ministerio del Interior. No se vendían billetes de tren o de avión para Moscú, y la entrada en coche estaba prohibida. Los niños desaparecieron de la ciudad, raptados por un invisible flautista de Ha­melín, seguramente para no entrar en contacto con la previsible corrupción occidental. Ade­más, para mantener una circulación fluida en el centro de la ciudad, se retiraron bajo los más nimios pretextos miles de carnés de conducir, mientras se mantenía una campaña disuasoria para los conductores.

No sólo la Villa Olímpica estaba protegida por el Ejército, sino todos los edificios que tu­viesen algo que ver con la organización de los Juegos, así como los hoteles y restaurantes. La admisión en estos últimos, difícil en tiempo or­dinario, sólo se conseguía en este período olímpico mediante la presentación de un pase espe­cial, que a veces provocó situaciones hilarantes.

La inauguración de los Juegos coincidió con la ausencia un tanto sospechosa de varios embajadores que alegaron una simple coinciden­cia de fechas en sus vacaciones.

En los Juegos de Moscú 80, pese a ausencias tan notorias como las de EE.UU., Alemania Occidental, Japón, Canadá, Kenia o China, se contabilizaron 33 nuevos récords del mundo y sus actos ceremoniales fueron espectaculares, solemnes y acertados. El soviético Wladimir Salnikov, consiguió tres medallas de oro en na­tación, bajando por primera vez en 1.500 de los 15 minutos. Sus 14.58.27 fueron toda una pro­eza, como la conseguida por la alemana oriental Bárbara Krause en 100 metros libres, al bajar de 55 segundos (hizo 54.79). La parcialidad de los jueces perjudicó a algunos deportistas, como a los mexicanos Carlos Girón y Daniel Bautista y a la misma Nadia Comaneci, que sólo consiguió dos medallas de oro, siendo superada por la soviética Davidova. Los británicos Steve Ovett y Sebastian Coe protagonizaron un duelo personal y deportivo adjudicándose, respectivamente, las pruebas de 800 y 1.50012.

Steve Ovett y Sebastian Coe

Steve Ovett y Sebastian Coe (GBR)

El atletismo femenino se convirtió, en Mos­cú, en un encuentro entre la Unión Soviética y la República Democrática Alemana, con un tercer invitado en calidad de pariente pobre que fue el resto del mundo. En estos Juegos, la distancia mayor para las carreras femeninas fue 1.500 metros, cuando en encuentros y campeo­natos de Europa ya se disputaba la prueba de 3.000 metros. Habría que esperar cuatro años, hasta los Juegos de Los Ángeles, para que se incluyesen pruebas de fondo para mujeres, ha­ciendo su aparición el 3.000 y la maratón pero todavía no las distancias intermedias, como el 5.000 y el 10.000. El finlandés Tomi Poikolai­nen ganó medalla de oro en tiro con arco pro­clamándose como el vencedor olímpico más joven de su país y el excelente boxeador cuba­no Teófilo Stevenson con imparable racha triunfal consigue la tercera medalla de oro olímpica en la máxima categoría. La mascota de los Juegos, el osito Misha, fue un perma­nente símbolo de ternura y simpatía que llevó a la emoción cuando en la jornada de clausura apareció en la gigantesca pantalla electrónica despidiéndose de los presentes resbalándole por el rostro un grueso lagrimón. El programa cultural montado y desarrollado antes y duran­te los Juegos, a tenor de la tradición y sensibi­lidad del país, fue rico y variado.

Mascota Moscu 1980

Misha - Mascota de los Juegos de la XXII Olimpiada - Moscu 1980

Juan Antonio Samaranch era elegido en Mos­cú para ocupar la Presidencia del COI. Desde sus inicios como practicante deportivo en las modalidades de Hockey, Boxeo y Fútbol, había recorrido una larga serie de mandatos como di­rigente deportivo en los que adquirió singular experiencia. Delegado Nacional de Deportes y Presidente del Comité Olímpico Español (1967-1970), Jefe de Misión en los Juegos Olímpicos de Cortina D'Ampezzo (1956), Roma (1960), Tokio (1964). Miembro del COI desde 1966, Jefe de Protocolo del COI (1968- 1970), Miembro del Comité Ejecutivo (1970- 1979) y Vicepresidente (1974-1978).

Samaranch

Juan Antonio Samaranch (ESP) - 7º Presidente del Comité Internacional Olímpico

Una sutil diplomacia, férrea voluntad y pro­digiosa capacidad de trabajo eran las caracterís­ticas fundamentales del séptimo Presidente del COI. Bajo su mandato frenó las algaradas po­líticas generadoras de los boicots, visitó en agotadores viajes las sedes de los CON, terció con justo humanitarismo en el problema racial de Sudáfrica, y gestionó abundantes ingresos en la Tesorería del COI, con los que planificar gene­rosos programas de ayuda a los CON de las naciones más necesitadas.

Su total y permanente dedicación al cargo, fácil acceso y trato acogedor le granjearon el total reconocimiento de la familia olímpica que lo valoró como el más destacado Presidente del Comité Olímpico Internacional, después de su fundador.

Uno de los más novedosos acuerdos adopta­dos en la 82ª Sesión del COI en Lake Placid, fue la de crear una Comisión encargada de la valoración y estudio de la propuesta griega re­alizada por el presidente de la República Cons­tantino Caramanlis, para la creación en suelo heleno de unas instalaciones permanentes en donde poder organizar las sucesivas ediciones de los Juegos. Tal enclave gozaría de neutrali­dad y extraterritorialidad y ofrecería las venta­jas de un reducido coste de mantenimiento, evitar motivaciones a la absurda plaga de los boicoteos y perfeccionar eficaces medios de se­guridad contra la locura salvaje de la lacra te­rrorista. La Comisión presidida por Luis Gi­randou N'Diaye, miembro del COI por Costa de Marfil e integrada por James Worrall (Ca­nadá), Pedro Ramírez (México) y Nicolás Nis­siotis (Grecia) estudió la ilusionada propuesta griega, que al final quedaría archivada en el tiempo, como un romántico proyecto que, de aceptarse, provocaría en contraposición a sus aspectos positivos, la inevitable pérdida del ta­lante internacionalista de los Juegos con su pe­riódica y viajera ronda cuadrienal.

En el XI Congreso Olímpico desarrollado en Badem-Badem entre los días 23 al 28 de septiembre de 1981, entre otros importantes acuerdos se adoptó el de incluir para la próxi­ma edición de los Juegos en 1988 al tenis, en la sola modalidad individual para ambos sexos, así como al tenis de mesa. Al mismo tiempo y muy de acuerdo con el talante culturalista del nuevo presidente, se adopta la decisión de reor­ganizar el Museo Olímpico cerrado desde hacía varios años, así como construir una amplia y nueva sede para el mismo, cuyos planos y es­tudio son encomendados al prestigioso arqui­tecto mexicano Pedro Ramírez Vázquez, miembro del COI13.

El 8 de julio del mismo año el Consejo Fe­deral Suizo mediante un Decreto, reconoce al COI personalidad jurídica, otorgándole con ello los derechos y libertades garantizadas en el ordenamiento jurídico nacional del país y al mismo tiempo le otorga un estatuto particular en reconocimiento a sus actividades universales y su carácter específico de institución internacional14.

XIII Juegos de Invierno Lake Placid 1980

La localidad norteamericana de Lake Placid repite como sede olímpica después de los ter­ceros juegos aquí organizados en 1932. El gran triunfador de la edición es el americano Eric Heiden que copa las cinco medallas de oro de patinaje de velocidad masculino. El ruso Nikolay Zimyatov consuma el prodigio de vencer en tres pruebas de esquí nórdico, las de 30 Km y 50 Km. En relevos 4 x 100 y en hockey sobre hielo los americanos arrebatan a los soviéticos su tradicional primacía en la prueba.

Fuente: DURÁNTEZ, Conrado: Las Olimpiadas Modernas, Madrid. 2004, pág. 31 y ss.
Conrado Durantez UABCONRADO DURÁNTEZ
Es Presidente de Honor del Comité Internacional Pierre de Coubertin, Presidente fundador del Comité Español Pierre de Coubertin, Presidente fundador de la Asociación Panibérica de Academias Olímpicas y también Presidente fundador de la Academia Olímpica Española y Miembro de la Comisión de Cultura del Comité Olímpico Internacional hasta 2015. Ha intervenido en la constitución de más de una veintena de Academias Olímpicas en Europa, América y África. Su vocación por el Olimpismo ha sido proyectada en constantes y numerosas intervenciones en congresos mundiales, conferencias y simposios diversos, así como en la publicación de numerosos artículos en periódicos y revistas especializadas nacionales y extranjeras dedicados al examen y estudio del fenómeno olímpico.
Fuente vídeo: http://www.youtube.com

CITAS:

1 FLEURIDAS, C: Les Jeux Olympiques, pág. 70.

2 DURÁNTEZ, Conrado: Los Juegos Olímpicos. La larga marcha XIII.

PAVLOV, Sergei: Discurso en la 83ª Sesión del COI, Revista Olímpica, pág. 403.

3 GRAUPERA, M. Hortensia: Olimpismo y Política, pág. 214,

4 MANDELL, Richard: Historia cultural del deporte, pág. 270.

CHANDLER, William: Historia de los Juegos Olímpicos, pág. 68.

5 GRAUPERA, M. Hortensia: Op. cit., pág. 218.

6 82ª Sesión del C.O.I. en Lake Placid, 9 de febrero de 1980, 'Discurso de aper­tura', Revista Olímpica, 1980, pág. 104.

7 GRAUPERA, M. Hortensia: Op. cit., pág. 220.

8 Lord Killanin: «Discurso en la 83ª Sesión del COE», Revista Olímpica, pág. 408

Revista Olímpica, 1960. pág. 107.

KEBA M'baye: «El movimiento olímpico en peligro», Revista Olímpica, 1980, pág. 619.

9 CHANDLER, William: Historia de los Juegos Olímpicos, pág. 68.

10 CHANDLER, William: Op. cit., pág. 69.

11 DURÁNTEZ, Conrado: Los Juegos Olímpicos, la larga marcha XXII.

12 CHANDLER, William: Op. cit., pág. 70.

13 84ª Sesión del COI, Revista Olímpica, 1981, pág. 629.

14 “El Estatuto Internacional del COI”, Revista Olímpica, 1981, pág. 641.

Visto 2973 veces Modificado por última vez en Lunes, 27 Julio 2015 10:54
Inicia sesión para enviar comentarios

Acceso Asociados

Más leídos

Agenda

loader

Ahora en línea

Hay 118 invitados y ningún miembro en línea

Boletín del CEO del COI

Revistas Científicas

Próximos Congresos

Twitter

Facebook

Canal Olímpico

Scroll to top

Las cookies son pequeños archivos de texto que su ordenador descarga cada vez que visita un sitio web. Cuando regresa a ese sitio web, o visita sitios web que utilizan las mismas cookies, estas reconocen su ordenador o dispositivo móvil y facilitan y aceleran la navegación

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultado nuestra Política de Cookies’.