Día del Olimpismo Gallego 2017

Miércoles, 22 Julio 2015 13:39

Oda al deporte

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Oda al Deporte

Oda al DeporteEn los Juegos de la V Olimpiada en Estocolmo en 1912, se disputaron por primera vez los Concursos Artísticos introducidos a instancia de Coubertin. El primer premio en Literatura, fue otorgado a la composición Oda al Deporte firmada por Georges Hohrod y Martin Eschbach.

FacebookTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksNewsvineLinkedinPinterest

Concedido el galardón, ulteriormente se descubrió que el autor y ganador del mismo, había sido el propio Coubertin que había concursado bajo seudónimo.

Oda al deporte

Pierre de Coubertin

I

¡Oh, deporte, placer de los dioses, esencia de la vida!

Has aparecido de pronto, en medio en la gris claridad

en que se agita la ingrata labor de la existencia moderna,

como mensajero radiante de los años pasados,

años aquellos en que la humanidad sonreía.

Y sobre la cima de los montes, se ha posado un resplandor de aurora,

y rallos de luz han iluminado el oscuro arbolado.

II

¡Oh, deporte, eres la Belleza!

Eres el arquitecto de este edificio que es el cuerpo humano

y que puede transformarse en abyecto o sublime,

según sea degradado por  pasiones viles o sanamente cultivado por el esfuerzo.

No existe belleza sin equilibrio y sin proporción

y tu eres el incomparable maestro de uno y otra,

porque engendras la armonía, rimas los movimientos,

transformas la fuerza en gracia e infundes poder en lo que es débil.

III

¡Oh, deporte, eres la Justicia!

La equidad perfecta, perseguida en vano por los hombres

en sus instituciones sociales, se establece a tu alrededor.

Nadie podría sobrepasar en un sólo centímetro la altura que puede saltar,

en un solo minuto el tiempo que puede correr.

Sus fuerzas físicas y morales combinadas,

determinan por si solas  el límite de su triunfo.

IV

¡Oh, deporte, eres la Audacia!

Todo el sentido del esfuerzo muscular se resume en una palabra: osar.

¿Para qué sirven los músculos, para qué sentirse ágil

y fuerte y cultivar agilidad y fuerza, si no es para probar fortuna?

Y, sin embargo, la audacia que inspiras, no tiene nada de la temeridad

que anima al aventurero, cuando deja al azar toda su jugada.

Es una audacia prudente y meditada

V

¡Oh, deporte, eres el Honor!

Los títulos que confieres no tienen ningún valor

si no han sido conseguidos con absoluta lealtad y desinterés perfecto.

El que, por un artificio inconfesable ha llegado a engañar a sus camaradas,

sufre la vergüenza en sí mismo, y teme el infamante epíteto

que será colocado junto a su nombre, si se descubre

la superchería de que ha intentado valerse.

VI

¡Oh, deporte, eres la Alegría!

A tu llamada el cuerpo se siente en fiesta y los ojos sonríen;

la sangre circula abundante y rápida por las arterias.

El horizonte de las ideas se hace más limpio y más claro.

Puedes, incluso, llevar una saludable diversión a las penas

de los que están tristes, mientras que a los dichosos

les permites gozar la plenitud de la alegría de vivir.

VII

¡Oh, deporte, eres la Fecundidad!

Tiendes al perfeccionamiento de la raza por caminos rectos y nobles,

destruyendo los gérmenes nocivos y corrigiendo las taras

que amenazan su necesaria pureza.

Inspiras al atleta el deseo de ver crecer a su alrededor

hijos robustos que le sucedan en la palestra

y que traigan, a su vez, los mejores laureles.

VIII

¡Oh, deporte, eres el Progreso!

Para servirte bien es necesario que el hombre

sea mejor en su cuerpo y en su alma.

Le impones la observancia de una higiene superior;

le exiges que se guarde de todo exceso.

Le enseñas reglas sagaces que darán el máximo de intensidad a su esfuerzo,

sin comprometer el equilibrio de su salud

IX

¡Oh, deporte, eres la Paz!

Estableces buenos contactos entre los pueblos,

acercándolos con el culto a la fuerza controlada,

organizada y maestra de sí misma.

Por ti aprende a respetarse la juventud universal

y así la diversidad de las cualidades nacionales se transforman

en fuente de generosa y pacífica emulación.

Fuente y más info: Pierre de Coubertin y su Ideario. Conrado Durántez.
Visto 2749 veces Modificado por última vez en Domingo, 26 Julio 2015 10:21
Inicia sesión para enviar comentarios

Acceso Asociados

Más leídos

Agenda

loader

Ahora en línea

Hay 99 invitados y ningún miembro en línea

Próximamente...

No se han encontrado eventos

Boletín del CEO del COI

Revistas Científicas

Próximos Congresos

Twitter

Facebook

Canal Olímpico

Scroll to top

Las cookies son pequeños archivos de texto que su ordenador descarga cada vez que visita un sitio web. Cuando regresa a ese sitio web, o visita sitios web que utilizan las mismas cookies, estas reconocen su ordenador o dispositivo móvil y facilitan y aceleran la navegación

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultado nuestra Política de Cookies’.