Día del Olimpismo Gallego 2017

Miércoles, 22 Julio 2015 13:05

Pierre de Coubertin: el humanista olímpico

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Pierre de Coubertin: el humanista olímpico

Pierre De CoubertinConrado Durántez, Presidente de la Academia Olímpica Española, nos presenta en este fragmento extraído de su libro "Las Olimpiadas Modernas"[A], al humanista olímpico y restaurador de los Juegos modernos, Pierre de Coubertin. Su vocación pedegógica le llevó a crear, en 1896, el Comité Internacional Olímpico. Había nacido la fuerza sociológica más importante del siglo XX.

FacebookTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksNewsvineLinkedinPinterest

Pierre de Fredy, Barón de Coubertin, nació en París el 1 de enero de 1863, dentro del seno de una familia acomodada y noble de ascendencia italiana, cuyos antepasados se remontan a un primer Fredy conocido, que sirvió al Rey francés Luis XI, quien le otorgó título nobiliario en 1471. Uno de los Fredy adquirirá en 1567 el Se­ñorío de Coubertin, cerca de París, adoptando el nombre que con posterioridad conservará la fa­milia. Pierre de Coubertin estudiará en París, en la Escuela Primaria, y ulteriormente se graduará en la Universidad de Ciencias Políticas. Vivirá en el castillo de Mirville en Normandía, propie­dad de su familia y en París en la calle Oudinot número 20, la casa en donde nació y que será inicialmente el centro operativo del COI.

Desengañado de la política y los políticos, de­sechando también una fácil carrera militar, muy propia para su rango y condición, tras profundas cavilaciones, decidió dedicarse íntegramente a la ardua tarea de la reforma educativa en su país, impulsado a ello por las reveladoras experiencias personales obtenidas en viaje de capacitación y estudio, llevado a cabo en Inglaterra y América del Norte. La educación, la enseñanza y la peda­gogía son en estos momentos de su vida podero­sos motores de una febril actividad, desarrollada de forma incansable e ilusionada en prodigiosa proyección histórica de un visionario genial.

«He decidido —decía— cambiar bruscamente mi carrera en el deseo de unir mi nombre al de una gran reforma pedagógica...,[1]ya que lo más im­portante en la vida de los pueblos modernos es la educación...,[2]la educación que ha de ser el prefacio de la vida.., y lo que así expreso, es el re­sultado de las observaciones adquiridas en las distintas etapas de mis viajes por los Estados de Europa y América del Norte, en donde he podi­do constatar la existencia de grandes corrientes de reforma pedagógica, independientes de los sistemas gubernamentales e incluso superiores a las mismas tradiciones nacionales[3]»

Pierre De Coubertin fotografia

El poderoso motor que impulsa su vocacional ideario pedagógico ha de llevarle de manera in­soslayable a la moderna concepción del olimpismo, en un tránsito en donde únicamente sus excepcionales condiciones personales de plas­mar en inmediatas realidades la genial concep­ción de grandes ideas, hizo posible tan aventu­rada empresa. El deporte será pues, no sólo el medio más cómodo, rápido y eficaz para la for­mación del individuo, sino también el vehículo más directo de comunicación, comprensión y pacificación de los pueblos, al constituir a su entender:

«Una escuela de nobleza y pureza mo­ral, a la vez que medio de fortalecimiento y energía física».

El 25 de noviembre de 1892, en una confe­rencia que pronunció en el claustro de la parisi­na Sorbona sobre «los ejercicios físicos en el mundo moderno», anunció el proyecto de resta­blecimiento de los Juegos Olímpicos, que fraca­só ante la general incomprensión, pese al júbilo que despertó la idea. Dos años más tarde y en el mismo recinto universitario, es aceptado el pro­yecto por unanimidad, creándose el Comité Olímpico Internacional y designándose como primera sede de los Juegos Olímpicos modernos a Atenas, en donde estos tienen lugar en 1896[4].

Primer CIO

El primer Comité Olímpico Internacional en los Juegos de la Olimpiada de Atenas 1896
De izquierda a derechade pie: Gebhardt (Alemania), Guth-Jarkovsky (Bohemia), Kemeny (Hungría), Balck (Suecia); sentados: Coubertin (Francia), Vikelas (Grecia, Presidente), Butovsky (Rusia)

Dos consecuencias se extraen de tan histórico momento. Acababa de nacer la fuerza socioló­gica más importante del siglo XX, y su naci­miento se había producido al amparo, cobijo y talante intelectual de un prestigioso recinto universitario.

La misión pacificadora de los Juegos es pauta de especial atención prioritaria para Coubertin, quien manifestaba a finales del ario de su res­tauración:

«Es preciso —decía— que cada cua­tro años los Juegos Olímpicos restaurados den a la juventud universal la ocasión de un reen­cuentro dichoso y fraternal, con el cual se disi­pará poco a poco esta ignorancia en que viven los pueblos unos respecto a los otros, ignorancia que mantiene los odios, acumula los malenten­didos y precipita los acontecimientos en el des­tino bárbaro de una lucha sin cuartel[5]».

Coubertin será el alma motora, ideólogo, eje­cutor y proyectista de la gran aventura olímpica moderna, a la que estuvo estrechamente vincu­lado y llevó personalmente desde sus inicios, desempeñando la presidencia del COI entre 1896 y 1925.

Pierre De Coubertin microfono

Usando los limitados medios de comunica­ción de la época, dirigió y atendió personal­mente el olimpismo restaurado, recibiendo y escribiendo a mano la abundante correspon­dencia olímpica en progresivo aumento, en ti­tánica tarea personal a la que dedicó todos los momentos de su vida y también la totalidad de su saneada y considerable fortuna, soportando por ello una aguda y difícil situación económi­ca al final de su vida.

La incomprensión de un sector de sus paisa­nos al sentido de su obra y las tensiones políti­cas del momento, motivaron el traslado y ubi­cación del COI a la ciudad suiza de Lausana, a donde llevó también los archivos del mismo, en virtud de un acuerdo firmado en el Ayunta­miento de la ciudad el 10 de abril de 1915, vi­viendo en este país hasta su muerte ocurrida de forma repentina el 2 de septiembre de 1937, cuando, meditante, paseaba por el parque de la Grange en Ginebra[6].

En su testamento, dejó establecido que su cuerpo fuera enterrado en Suiza, nación que le dio cobijo, comprensión y abrigo a él y a su obra, y que su corazón fuera llevado al mítico santuario de Olimpia, el motor espiritual de su ilusionado y fecundo quehacer olímpico. Allí reposa depositado en una estela de mármol des­de el mes de marzo de 1938.

Pierre De Coubertin estela

Coubertin dejó en marcha una gigantesca obra viva y cambiante (el olimpismo y Juegos Olímpicos) y una prodigiosa fuente de conoci­miento e investigación, integrada por sus múl­tiples artículos, libros, obras, conferencias, etc., que sobrepasa las catorce mil páginas impresas, genéricamente distribuidas en treinta libros, cincuenta folletos y más de mil doscientos ar­tículos sobre las materias más diversas.

C.E.O.
Fuente: [A] DURÁNTEZ, Conrado: Las Olimpiadas Modernas, Madrid, 2004, pág. 15-17.

Bibliografía:

[1] VIALAR, Paul:Pierre de Coubertin.The Man, the Games. A.O.I.1962, pág. 16y siguientes.

     COUBERTIN, Pierre:Une campagne de vingt et un ans,1980, pág. 13.

     DURÁNTEZ, Conrado:Olimpia.Madrid, 1975, pág. 352.

[2] COUBERTIN, Pierre:Universités Transatlantiques,1980, pág. 13.

[3] COUBERTIN, Pierre:Notes sur l’éducation publique,1901, Avant Propos.

[4] DURÁNTEZ, Conrado:Olimpia,págs. 354-358.

[5] Discurso de Pierre de Coubertin ante la Sociedad El Parnaso, en Atenas el 16 de noviembre de 1894, enIdeario Olímpico,Madrid 1973, pág. 23.

[6] DURÁNTEZ, Conrado:Olimpia,pág. 362.

Visto 3151 veces Modificado por última vez en Miércoles, 22 Julio 2015 17:26
Inicia sesión para enviar comentarios

Acceso Asociados

Más leídos

Agenda

loader

Ahora en línea

Hay 58 invitados y ningún miembro en línea

Próximamente...

No se han encontrado eventos

Boletín del CEO del COI

Revistas Científicas

Próximos Congresos

Twitter

Facebook

Canal Olímpico

Scroll to top

Las cookies son pequeños archivos de texto que su ordenador descarga cada vez que visita un sitio web. Cuando regresa a ese sitio web, o visita sitios web que utilizan las mismas cookies, estas reconocen su ordenador o dispositivo móvil y facilitan y aceleran la navegación

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultado nuestra Política de Cookies’.